Ya desde niña, sintió una gran admiración por Picasso, referente que le impulsó a dedicarse al arte, estudiando esta disciplina en Nueva York, allí entró en contacto con Richard Pousette-Dart, y el expresionismo abstracto, con el  que experimentó, basándose en el paisajismo japonés de Hokkaido, isla en la que creció y que le dio todo un universo colorista y simbólico para su arte. Esta obra le dio un gran renombre en el coleccionismo americano, abriéndole las puertas hacia Europa y más  concretamente a  Alemania, y de ahí a las pinturas de la East Side Gallery  de Berlín.

Su obra “Paradise out of the Darkness” es una evocación de la memoria de la historia alemana, sus colores representan a su bandera, y a su unificación a través de los elementos, del fuego y del agua, y como estos conforman un circulo que se inspira en los laureles de la victoria de la diosa que se yergue sobre la puerta de Brandemburgo y así como en las cruces de luto de los que murieron tratando de llegar al otro lado de la ciudad dividida. La artista intentaba crear algo que promoviera el entendimiento humano y que la unificación alemana fuera vista como un ejemplo de la reconciliación de Oriente y Occidente. El cuadro que mide 14.4 por 3.5 metros, fue pintado en dos semanas en 1990, esté más tarde, se restauró en el 2009 en una nueva ubicación para conmemorar el 20 aniversario de la caída del muro, esta intervención le creó los lazos necesarios para realizar diferentes encargos para el embajador de Japón en Alemania y en el centro cultural japonés-alemán de Berlín.

Tras su última exposición  en 2016 para La Mie Amateur Sports Association de Japón llamada “The Road to Victory” regresó a Nueva York donde sigue realizando su producción artística.

Website: http://www.kikuart.com/

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.